21
Thu, Jun

PERFIL DEL TENIENTE AMADO GARCIA GUERRERO

Opinion
Typography

Fue apadrinado por un hijo de Higüey, el ex Síndico de La Romana, de nombre Zacarías Reyes, que hizo enganchar al teniente Amado García Guerrero, la figura clave en el ajusticiamiento de Rafael L. Trujillo. Don Zacarías, hombre serio, laborioso y buen amigo del generalísimo, es el abuelo de los hermanos Reyes-Mora, muy conocidos en las actividades políticas y comerciales en el país. La familia del ejecutivo municipal es oriunda de la sección El Cerro, de Higüey.

Cuando Amadito llegó a la capital, procedente de su pueblo natal, La Romana, ingresó a las filas del EN y de inmediato hizo contacto con su padrino político, Salvador Estrella Sadhalá, cuya esposa, doña Urania, era su prima y en cuya casa el joven militar hacia vida familiar y social. Por su temperamento firme y su comportamiento ejemplar, el jefe de la escolta de Trujillo, el mayor general Guarionex Estrella Sadhalá, hermano de Salvador, lo reclutó y lo incorporó a la guardia presidencial, desde cuya posición era responsable de las ordenanzas más delicadas que impartía el generalísimo. Era Amadito el oficial escogido por el general Guarionex para comunicar todos los días al Dr. Joaquín Balaguer, cuando Trujillo se disponía subir al comedor de la tercera planta del Palacio Nacional, donde almorzaba habitualmente con algunos de sus colaboradores más cercanos.

En sus “Memorias de un Cortesano” Balaguer narra que el joven García Guerrero “llegaba a la habitación donde tenía instalada mi oficina y me saludaba militarmente. Se limitaba entonces a decir con el gesto agrio que siempre le acompañaba: el Jefe que suba al comedor”.

Amadito nació el dos de junio de l931 y ahora cumpliría 87 años de edad. Por pura coincidencia fue asesinado por miembros del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), el mismo 2 de junio de 1961, hace 57 años, en la casa de su tía América Pereyra García (doña Mica), en la avenida San Martin. Su cuerpo fue groseramente colocado en la capota de un carro cepillo por los sicarios trujillistas y exhibido por las calles de la ciudad capital.
Es de justicia relatar que además del apoyo del síndico Zacarías Reyes y del general Estrella Sadhalá, otra de las razones que hicieron posible el ingreso de García Guerrero al entorno del generalísimo era que todos los miembros de su escolta debían ser bien parecidos, buena presencia, elegancia, porte y distinción, cualidades que no faltaban a Amadito, quien además era muy serio, comedido y circunspecto.
El médico y escritor higüeyano, Dr. Ernesto Rivera Cedeño (Duque), en su libro “Pinceladas de una vida”, Pág.116, rechaza afirmaciones de algunos sectores de que a García Guerrero le tocó asesinar al joven opositor a Trujillo, también nativo de La Romana, Héctor René Gil, hermano de Luisita, la novia de Amadito, con la que jamás le permitió el tirano contraer matrimonio a causa de la misma acusación. Organizaciones y escritores que combatieron a Trujillo coinciden con Duque Rivera, en cuanto al asesinato de Héctor René, quien murió cuando trataba penetrar a la embajada de Brasil, que estaba en la avenida Máximo Gómez, donde fue acribillado a balazos por esbirros de los cuerpos represivos del tirano asesinado la noche del 30 de Mayo de 1961.