23
Tue, Oct

ODEBRETCH: JUICIO LARGO, CUESTIONADO Y COMPLEJO

Opinion
Typography

No exagerábamos cuando advertimos que para el Procurador General de la República y el Poder Judicial, el expediente por corrupción de la ODEBRETCH va a ser una papa caliente.  Y que, por más vueltas que se le de, saldrán con las manos quemadas.

Como cabía esperar las reacciones en contra de la acusación una vez hecha pública por el Procurador no se han hecho esperar.  La Marcha Verde, que cobra ahora nueva vida, reaccionó sin demora.  A más de vigilia permanente en el Centro de los Héroes, anuncia una serie de actos de protesta, seguramente ya ideados de antemano.

No ha quedado atrás el Centro Montalvo al censurar exclusiones de algunos de los que estaban y reclamar inclusiones de otros que no han sido sometidos.  No han perdido tiempo tampoco en dejarse sentir las voces políticas de la oposición para descalificar la investigación, al igual que Participación Ciudadana.  Muy activas, como era de esperar, las redes sociales y los programas radiales y televisivos de opinión.

Como contrapartida, ha habido también manifestaciones de apoyo a la investigación.  Entre estas destacan la del presidente del Colegio de Abogados, Miguel Surún; el destacado jurista Eduardo Jorge Prats quien sostiene que el Procurador ha sentado un gran precedente al presentar la acusación con  firmeza y objetividad y el presidente de la Alianza Dominicana contra al Corrupción (ADOCCO), Julio César de la Rosa.  

Para Circe Almánzar, la vicepresidenta ejecutiva de la Asociación de Industrias, del resultado de este proceso dependerán tanto la confianza en la Justicia Dominicana como la lucha contra la impunidad y la corrupción.  Y advierte que de salir mal del mismo, las consecuencias pudieran resultar funestas para la institucionalidad del país.

Se trata de un expediente en extremo voluminoso, donde varios fiscales y un gran personal de apoyo, estuvieron agotando un período de investigación de casi año y medio. Durante el mismo reunieron un abultado fardo de pruebas que integran mil 711 elementos documentales, materiales, testimoniales, ilustrativas, procesales e interrogatorios para sustentar una acusación de 518 páginas.

Este solo hecho, al que se suma la habilidad de los abogados defensores para apelar a todos los vericuetos del Código Procesal Penal, hace suponer de entrada y con toda seguridad que estamos ante un juicio largo, cuestionado y complejo en el que sería ilusorio esperar un pronto desenlace.   Adriano Miguel Tejada, el director del Diario Libre quien además de destacado periodista es un experimentado abogado extiende esa posibilidad a más allá del 2020. Al respecto, toma como ejemplo el famoso expediente del caso Gürtel en España, que le costó a Mariano Rajoy la jefatura del Estado. Comenzado en el 2007 es ahora, ¡once años más tarde¡ que acaba de ser fallado con severas penas de prisión para el ex tesorero del Partido Popular y demás implicados.

El de ODEBRETCH es un caso que se debatirá en un doble escenario.  Por un lado, el de la Justicia, en cuyo ámbito de acuerdo a nuestro ordenamiento jurídico, los acusados disfrutarán de la “presunción de inocencia”, en tanto la fiscalía no pruebe su culpabilidad de manera concluyente con los elementos que figuren en el expediente acusatorio, a los cuales deberá ajustarse el tribunal al momento de juzgar, con exclusión de  la “íntima convicción”.

Y por el otro, el mucho más complejo y problemático de la opinión pública. Conformada por los medios de comunicación, el debate político y  las redes sociales,   a diferencia de lo establecido en el Código, siempre  va a prevalecer el criterio de la “presunción de culpabilidad”, donde cada quien, dependiendo de sus simpatías personales o partidarias, condenará por anticipado a los que aparezcan en su propia y muy personal “lista de corruptos”. 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.