17
Fri, Aug

Turismo dominicano, fortalezas y amenazas en 2018

Economicas
Typography

El turismo demuestra fortalezas en Punta Cana, Bávaro, Cap Cana, Macao, Puerto Plata, Sánchez, Nagua, Samaná, Las Terrenas, Las Galeras, Cabrera, Río San Juan, Metro Country Club, en el Club de Playa Cabamar, del Club Deportivo Naco, en Juan Dolio, como con el ingreso turistas en primer semestre a la República Dominicana.


Sin embargo, el turismo dominicano es afectado por muchos problemas, comenzando con la contaminación de ríos y playas.
Cuando se advierte públicamente que la basura podría alejar del país las navieras, revela la magnitud del problema de los desperdicios en el mar y en los ríos.

TURISMO INTERNO
El turismo interno se expande en Boca Chica, Montecristi, Santiago Rodríguez, Manzanillo, Juan Dolio, Baní, Lomas Lindas, Jarabacoa, Constanza, Samaná, Cabrera, Cabarete, Sosua, La Isabela, Estero Hondo, Playa La Ensenada, Punta Rusia, Bayahibe, La Romana, Boca de Yuma, Palenque, San Cristóbal, Nizao, Sánchez, San José de Ocoa, Jamao del Norte, Moca y otros lugares del país.

MINI HIDROELÉCTRICAS AYUDARÍA AL TURISMO INTERNO
La construcción de mini hidroeléctricas en comunidades ayudaría al turismo interno.
La directora de la Unidad de Electrificación Rural y Suburbana (UERS), Thelma Eusebio, anunció un megaproyecto de electrificación que contempla la construcción de 12 microcentrales hidroeléctricas en igual número de comunidades en seis provincias del país, a un costo estimado de RD$234 millones de pesos.
Las obras beneficiarán a más de 1,400 familias de escasos recursos económicos, y para su ejecución Eusebio firmó un acuerdo de entendimiento con representantes de todas las comunidades beneficiadas, garantizando que con la conclusión de este proyecto se aportarán al sistema energético 345 KW, de energía limpia que contribuirá al desarrollo sostenible de miles de personas.
Explicó que la construcción de las microcentrales estarán basadas en el aprovechamiento de las fuentes acuíferas o renovables, enfocadas en cuidar el medio ambiente y recursos naturales, reduciendo los daños por contaminación.

FORTALEZAS EN EL VÍNCULO CON LA INDUSTRIA Y EL AGRO
Es una fortaleza que el turismo demande yautía blanca y amarilla, lechuga repollada, ají morrón, lechosa, mangos, cebolla roja, piñas de Cevicos y Monte Plata, como las fresas de Ocoa, Jarabacoa y Constanza, los quesos de Puerto Plata, Hato Mayor, Higuey, San Pedro de Macorís, el arroz de la Línea Noroeste, Nordeste, Cibao Central, San Juan de la Maguana y los guandules de Las Matas de Farfán.

METRO COUNTRY CLUB
Es notable el crecimiento en la construcción de villas en Metro Country club, en Juan Dolio, donde frecuentemente se venden solares para nuevas edificaciones.

a401b27e costa del malecon inundada de basuras plasticas nm 90 640x384AMENAZAS AL TURISMO DOMINICANO
Que los paquetes turísticos se encuentren en alerta roja en la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (Pro-Competencia), es un aviso para el sector turístico de la nación.
Amenazan el turismo dominicano el saqueo de las granceras a decenas de ríos en todo el país.
La gran cantidad de basura que hace gran daño a los ríos Ozama e Isabela.

La delincuencia.
Los accidentes de tránsito en las carreteras y autopistas.
La destrucción al medio ambiente en Cabarete y otras zonas turísticas de la nación.
El encarecimiento de los costos con los cuales operan empresas turísticas, como los precios que ofrecen, excluyendo las ofertas especiales en determinadas épocas del año.
Los prolongados apagones en Higuey, en la provincia de La Altagracia, donde se lleva a cabo la mayor actividad turística del país.
El mal estado en algunas vías de comunicación en importantes zonas turísticas, lo que genera accidentes de tránsito, muertes y deterioro de vehículos.
Hace daño al turismo no colocar los merengues tradicionales de salón y típicos, privilegiando en muchos hoteles la llamada música de calle, que no aporta nada a la cultura dominicana.
Que muchos ríos y playas estén inundados de plásticos y otros desperdicios, es un duro golpe al turismo criollo.
Lo mismo ocurre en la zona de Boca de Yuma con los plásticos, otros desperdicios y algas.