22
Sat, Sep

Obispos católicos preocupados por la delincuencia y crímenes en RD

Del País
Typography

SANTO DOMINGO.- Los obispos católicos agrupados en la Conferencia del Episcopado Dominicano expresaron ayer preocupación por el incremento de la delincuencia, la criminalidad y otros males en República Dominicana.

Hicieron su pronunciamiento con motivo del inicio de la quincuagésima sexta asamblea plenaria de obispos de la República Dominicana, en la también llamaron a los legisladores y al país en general a no legalizar la práctica del aborto.

“Frente a los escenarios de violencia, corrupción, drogadicción, asesinatos, feminicidios, extrema pobreza, desempleo, desorden moral y sexual, inequidad social, cultural y educativa; políticas estatales que amenazan el matrimonio y la vida familiar; migrantes, excluidos, niñez desprotegida, enfermos y ancianos abandonados, escenarios en que la dignidad humana es pisoteada, donde existe la irresponsabilidad en el cuidado y respeto a nuestro medio ambiente… y qué decir de la temible y terrible amenaza contra la vida humana una vez concebida en el vientre de la madre”, dice un documento, que fue leído por monseñor Benito Ángeles.

Dijo que ante todo esto “tenemos que levantar el grito de una nueva esperanza, que nos trasforme, nos convierta desde lo más profundo de nuestros corazones y nos haga hombres y mujeres comprometidos con nuestra sociedad y humanidad, y sobre todo con los más vulnerables y necesitados de nuestra acción liberadora del mal y plenamente identificados con los valores del Evangelio, que en Jesucristo nos coloca frente a opciones en función del bien, la dignidad humana, la justicia y la paz”.

Dijo que los desafíos de las Realidades Humanas, necesitan ser iluminados por el Evangelio de Jesucristo y convertirlos en misión que involucren todo su quehacer pastoral y a la vez se conviertan en opciones fundamentales que muestren la caridad con solidaridad y la solidaridad con justicia. Benito Angeles mientras leía un documento de la Conferencia del Episcopado Dominicano este lunes 2 de julio del 2017.

La eucaristía fue presidida por monseñor Diómedes Espinal, presidente de la CED, y concelebrada por los demás obispos del país, quienes estarán reunidos hasta el día seis de julio.

Indicó que los escenarios de “desorden moral y sexual, inequidad social, cultural y educativa; políticas estatales que amenazan el matrimonio y la vida familiar, deben ser iluminados por el Evangelio”.

Otros desafíos de las realidades humanas señaladas por monseñor Ángeles fueron los migrantes, excluidos, niñez desprotegida, enfermos y ancianos abandonados, “escenarios en que la dignidad humana es pisoteada, donde existe la irresponsabilidad en el cuidado y respeto a nuestro medio ambiente”.

La Conferencia Episcopal Dominicana (CED) se reúne cada año en asamblea plenaria ordinaria para evaluar los trabajos pastorales, las diócesis, y ver la situación social. En dicha asamblea, los obispos tratan temas puntuales y pertinentes con el fin de dar una respuesta a la sociedad.